Palabras Inspiradoras « Castelar Sensible
¡Leé nuestras últimas notas!
  • Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida
  • Nadia Báez: La Mirada del Coraje Nadia Báez: La Mirada del Coraje
  • Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era
  • Propuestas para crecer desde el barrio Propuestas para crecer desde el barrio
  • La historia más bonita jamás contada La historia más bonita jamás contada
  • Mensaje Navideño: Querido Papá Noel… Mensaje Navideño: Querido Papá Noel…
  • ¡Feliz Cumple Paula! ¡Feliz Cumple Paula!
  • Diego Gallo: Talento y Calidez Diego Gallo: Talento y Calidez
  • Sin saber por qué Sin saber por qué

Para quienes escriben textos de esos que tiran para arriba y los quieren compartir; aquí los esperamos. Para quienes marcan en los libros, recortan de revistas y anotan en servilletas esas frases que ayudan a pintarle sonrisas al alma, este espacio también los abraza. Pueden enviar sus textos a info@castelarsensible.com.ar

Nota: en caso de enviar frases o textos de otros autores es requisito indispensable indicar sus nombres.

——————————————————————————————

“Se fue un año más” por la lectora María Alicia Capelli

Al final del año es conveniente hacer un balance de los 365 días, para ver qué se hizo con ese año de vida. Conviene también saldar todas las deudas que se tiene con Dios y con los demás.

Quiero asomarme a la ventana de mi casa y mirar hacia atrás, hacia ese largo camino que he recorrido durante todo el año.

Si algo puedo ver, es que cada día de ese año transcurrido estuvo lleno del amor de Dios. Estoy en deuda con Él, por eso mi primera palabra al final del año es: ‘¡Gracias!’.

Pero, al lado de tantas bondades de ese Dios, está la triste historia de la ingratitud y la mediocridad para con ese gran amigo. Por eso la segunda palabra tiene que ser: “¡Perdóname todos los errores, todas las mediocridades. Yo se que me perdonas!”

Pero hay una tercera palabra que quiero decir: “Te pido un gran año para hacer con él una gran tarea, ayúdame a que este año que empieza sea mejor, que valga la pena vivir. Conviértelo en un gran año. Que aquello de “próspero año nuevo” no se quede en una ironía, sino en una verdad.

También quiero al final del año, saldar cuentas con mi prójimo, quiero sacar de mi espíritu, arrancar, tirar todos los rencores, odios, resentimientos hacia mis hermanos. Quiero terminar el año bien con todos. Quiero poder decir que no tengo malos sentimientos hacia ningún ser humano.

Es hora de pedir perdón a todos los que en el camino he herido, molestado, desairado. A los que tenían derecho a esperar una respuesta y no se la di, a los que necesitaban una palabra de aliento y me quedé con ella. A los que encontré tirados en el camino de la vida, desesperados, tristes, vacíos de Dios y de ilusión, y pasé de largo porque tenía mucha prisa. Quiero pedirles perdón.

Deseo dormir en paz la última noche del año y despertar con el alma renovada para emprender la nueva jornada de este año que comienza.

Es importante recordar que este año será lo que cada uno haga con él. ¿Será el mejor o será el peor? ¿Será uno de tantos, ni bueno ni malo, sino todo lo contrario? De cada uno de nosotros depende.

Dios que te da ese año nuevo es el que más ardientemente te dice: ¡FELIZ AÑO!

 

Aprenderás

Después de algún tiempo aprende­rás la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y aprende­rás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad. Comenza­rás a aprender que los besos no son contratos, ni los regalos son promesas…

Aprende­rás que con la misma severidad conque juzgas, también serás juzgado y en algún momento condenado.

Aprende­rás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles. Aprende­rás que es uno mismo quien debe cultivar su propio jardín y decorar su alma, en vez de esperar que alguien le traiga flores.

Comenza­rás a aceptar tus derrotas con la cabeza alta y la mirada al frente, con la gracia de una mujer y no con la tristeza de un niño y aprende­rás a construir hoy todos tus caminos, porque el terreno de mañana es incierto para los proyectos, y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío.

Después de un tiempo aprende­rás que el sol quema si te expones demasiado. Acepta­rás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesita­rás perdonarlas.

Aprende­rás que hablar puede aliviar los dolores del alma. Descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla y que tu también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de la vida.

Aprende­rás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias y que no importa que es lo que tienes, sino a quien tienes en la vida y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir.

Aprende­rás que no tene­mos que cambiar de amigos, si esta­mos dispuestos a aceptar que los amigos cambian.

Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan y por eso siempre debe­mos decir a esas personas que las ama­mos porque nunca esta­re­mos seguros de cuando será la última vez que las veamos.

Aprende­rás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tienen influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los úni­cos responsables de lo que hace­mos. Comenza­rás a aprender que no nos debe­mos comparar con los demás, salvo cuando que­ra­mos imitar­los para mejorar.

Descubrirás qué se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto. Aprende­rás que no importa a donde llegaste, sino a donde te diriges. Aprende­rás que si no controlas tus actos ellos te controla­ran y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuan delicada y frágil sea una situa­ción: siempre existen dos lados. Aprende­rás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesa­rio enfrentando las consecuencias. .. Aprende­rás que la paciencia requiere mucha práctica.

Descubrirás que algunas veces, la persona que espe­ras que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte. Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido de las experiencias, que con los años vividos.

Aprende­rás que hay mucho más de tus padres en ti de lo que supones. Aprende­rás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonte­rías, porque pocas cosas son tan humillantes y seria una tragedia si lo creyese, porque le esta­rás quitando la esperanza. Aprende­rás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da el derecho de ser cruel.

Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos aman, pero que no saben como demostrarlo. .. No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo.

Si algo he aprendido en la vida, es que la mentira se pone en contra de quien la inventa.

Jorge Luis Borges
Enviado por: Rosario Socolovsky

——————————————————————————————

Sueños

…Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar…
Decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas.
Decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución.
Decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis.
Decidí ver cada noche como un misterio a resolver.
Decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

 

Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas, está la única y mejor forma de superarnos.
Aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar.
Descubrí que no era yo el mejor y quizás nunca lo fui.
Me dejó de importar quién ganara o perdiera;
ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

 

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.
Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener es tener el derecho de llamar a alguien “Amigo”.

 

Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento,
“el amor es una filosofía de vida”.
Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.

 

Aquel día decidí cambiar tantas cosas…
Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad.
Desde aquel día ya no duermo para descansar…
Ahora simplemente, duermo para soñar.

 

Walt Disney