Calendario Maya: La aceleración de los tiempos. « Castelar Sensible
¡Leé nuestras últimas notas!
  • Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida
  • Nadia Báez: La Mirada del Coraje Nadia Báez: La Mirada del Coraje
  • Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era
  • Propuestas para crecer desde el barrio Propuestas para crecer desde el barrio
  • La historia más bonita jamás contada La historia más bonita jamás contada
  • Mensaje Navideño: Querido Papá Noel… Mensaje Navideño: Querido Papá Noel…
  • ¡Feliz Cumple Paula! ¡Feliz Cumple Paula!
  • Diego Gallo: Talento y Calidez Diego Gallo: Talento y Calidez
  • Sin saber por qué Sin saber por qué
Calendario Maya: La aceleración de los tiempos.

“El cambio ocurre de adentro hacia afuera… pués la realidad externa es un reflejo de nuestra realidad interna.” Creerlo es crearlo…

Para Los Mayas el tiempo era circular. Ellos se regían por los ciclos naturales que ordenan el universo de modo sincrónico, donde todo sucede al mismo tiempo en el “Presente Eterno”.

Esta visión es de una Conciencia de unidad, donde todos somos uno con lo que nos rodea. Por ello vivían en perfecta armonía con la naturaleza.

Desarrollaron un sistema matemático vigesimal, calcularon la longitud de órbita de la tierra alrededor del sol, registraron los ciclos de Venus, Marte, Júpiter, Mercurio y Saturno; predijeron los eclipses de sol y luna con exactitud. Además, construyeron pirámides, observatorios y palacios.

Pero lo más significativo, por lo menos para nosotros, son las Profecías Mayas donde nos anunciaban los cambios que se producirían en nuestro planeta al llegar el Gran Final del ciclo en el 2012.

A partir de 1987 la vibración del planeta se modificó y esto provocó una aceleración que percibimos todos y expresamos con el registro generalizado de que “el tiempo no alcanza”.

Según la sabiduría que desde hace siglos venimos recibiendo como especie, este tiempo nos está invitando a profundizar en un nuevo paradigma que modifica nuestra forma de ver las cosas, -esa información vieja que hemos estado repitiendo mecánicamente desdela Mente, desde nuestro sistema de creencias-, para animarnos a sintonizar con lo que está sucediendo AQUÍ y AHORA.

Para reconectarnos con la esencia de la vida, con el tiempo real del universo por el cual se rigen todas las especies; es preciso que dejemos de violentar la propia naturaleza dejando de generar estrés, miedo, destrucción.

Para hacer más comprensiva esa cosmovisión que nos ofrendan los mayas, explicaré brevemente las diferencias entre los modos de medir el tiempo.

Hasta ahora nos hemos regidos por un calendario solar de 12 meses irregulares (ya que algunos son de 28, 30 ó 31 días), donde el orden es de carácter cronológico, lineal y los sucesos se clasifican por fechas.

Este sistema de medición de tiempo genera un sentido cuantitativo de la vida –el tiempo es de hacer y tener–, exacerbando las capacidades de nuestro hemisferio izquierdo, acentuando la separatidad, la lógica y la razón.

El Calendario Maya nos permite sincronizar nuestros ciclos internos con los ciclos naturales de la tierra, el sol y la luna, recuperando de ésta forma la capacidad intuitiva, característica de nuestro hemisferio derecho.

Es una herramienta práctica, que implementa la Cuenta Sagradao TZOLKIN, simultáneamente con la Cuenta Galáctica-Solar-Lunar de 13 lunas, de 28 días. La primera nos conecta con una cualidad en cada día, con la que nos vamos reconociendo, activando nuestros dones y valores. La segunda Cuenta nos permite ordenar la mente de forma regular y armónica para organizarnos socialmente: 13 lunas o meses de 28 días cada una, más un día extra (25 de julio: “el Día Fuera del Tiempo”).

El inicio del año es entonces el 26 de julio, cuando se produce un acontecimiento galáctico: la alineación entre nuestro Sol y la estrella de Sirio.

Lo que maravillosamente surge al experimentar este sistema, es la autoconfianza, la integridad, la paz y la armonía que brotan naturalmente de nuestro SER.

La Magiade estar PRESENTES, aparece cuando unimos mente, corazón y voluntad, posibilitando así la manifestación de nuestro verdadero propósito existencial.

In lak’ech a la ken…yo soy otro tu, tu eres otro yo.

Vana Noralí Ferreira
valentinomika@yahoo.com.ar