Solsticio de Verano y la Manifestación de los Frutos « Castelar Sensible
¡Leé nuestras últimas notas!
  • Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida
  • Nadia Báez: La Mirada del Coraje Nadia Báez: La Mirada del Coraje
  • Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era
  • Propuestas para crecer desde el barrio Propuestas para crecer desde el barrio
  • La historia más bonita jamás contada La historia más bonita jamás contada
  • Mensaje Navideño: Querido Papá Noel… Mensaje Navideño: Querido Papá Noel…
  • ¡Feliz Cumple Paula! ¡Feliz Cumple Paula!
  • Diego Gallo: Talento y Calidez Diego Gallo: Talento y Calidez
  • Sin saber por qué Sin saber por qué
Solsticio de Verano y la Manifestación de los Frutos

Pertenecemos a una región donde las estaciones se muestran, se sienten… La naturaleza manifiesta el recorrido por cada ciclo dándonos la oportunidad de aprender en la experiencia. Este es el tiempo del Sol.

Aquella noche larga y oscura del invierno seis meses después se convierte en el día más largo y simbólicamente para la conciencia, el día más luminoso – la oportunidad de VER; la oportunidad de unir el mensaje de la naturaleza a nuestra experiencia personal.

La Tierra muestra su abundancia en el ciclo del verano, los colores de la vegetación se intensifican… los aromas… las aves; aquello que fue flor en primavera hoy es fruto.

Fruto como expresión de una energía que necesitó tiempo y nutrientes para crecer; a veces con cuidados especiales y otras simplemente tomando lo que había disponible.

Cuando saboreamos una fruta, ¿reconocemos el tiempo y las condiciones que atravesó para madurar?

Y si llevamos este razonamiento a nuestro proceso personal y comparamos la imagen del fruto al “logro”; ¿cuán disponible estamos para saborear los resultados? ¿O acaso nuestra mente nos distrae hacia la búsqueda de un nuevo logro, cortando la experiencia del placer y reconocimiento? ¿Somos conscientes del tiempo y las condiciones que necesitamos para que nuestro Propósito madure?

Las culturas originarias basan sus celebraciones en el reconocimiento y relación con la naturaleza y sus ciclos. Es una forma de honrar los procesos y dar lugar genuino a los significados que se muestran a nuestro alrededor.

Un ritual es un gesto donde el cuerpo la mente y el corazón participan en unión.

Nuestro ritual del verano son las vacaciones; aquello que simbolice el disfrutar, estar al aire libre, descansar. Es nuestra posibilidad de “parar” a recoger nuestros frutos.

El ciruelo “sabe” que seguirá dando ciruelas la próxima temporada…está en su esencia.

Ese “saber” es una experiencia natural; gran trabajo le daría al ciruelo dar otra fruta. Gran trabajo tenemos que hacer nosotros para no expresar nuestra esencia. Sin duda que terminamos “agotados”; sin gota de energía, la vital, la propia.

Podemos, entonces valernos del verano para re-conectarnos con nuestros logros-frutos, disfrutarlos, darles lugar. Tomar conciencia de lo que generamos. Necesitamos ese reconocimiento.

La atención unida a la intención –sostener– la semilla de nuestros logros para seguir sembrando los anhelos del Alma.

A nuestro Solsticio de Verano se le suma el espíritu de las “fiestas” una puerta de entrada muy especial a la cosecha del año con la materialización de los regalos que surgen del deseo de dar y recibir.

Un símbolo expresado en la naturaleza sin cesar: DAR y RECIBIR. En distintos envases y contenidos…dar y recibir es continuo y cotidiano. La diferencia se establece al ser conscientes del gesto. QUÉ DOY – QUÉ RECIBO.

Permitamos que el sol pleno de este tiempo ilumine “dónde” estamos en nuestro proceso personal y “qué” deseamos que crezca en el nuevo ciclo.

Este Solsticio 2010 será con Luna Llena, la diosa Palas Atenea simbólicamente cerca del Sol aporta desde la mente claridad y dirección, aliviando temores, energía propicia para atender y cosechar los frutos de nuestro espíritu. Tiempo para agradecer y en ese gesto sentir la vibración sanadora de la GRATITUD.

Como el sol cálido que penetra… gracias; gracias; gracias.

“Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados.”

Y gracias Einstein por este mensaje que es abono para nuestras intenciones.

 

Patricia Carman
Terapias Integradas-puente para la consciencia
patrcarman@yahoo.com.ar
Tel.: 4627-2185