Maite Ormaechea: una señora de Gran Corazón « Castelar Sensible
¡Leé nuestras últimas notas!
  • Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida
  • Nadia Báez: La Mirada del Coraje Nadia Báez: La Mirada del Coraje
  • Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era
  • Propuestas para crecer desde el barrio Propuestas para crecer desde el barrio
  • La historia más bonita jamás contada La historia más bonita jamás contada
  • Mensaje Navideño: Querido Papá Noel… Mensaje Navideño: Querido Papá Noel…
  • ¡Feliz Cumple Paula! ¡Feliz Cumple Paula!
  • Diego Gallo: Talento y Calidez Diego Gallo: Talento y Calidez
  • Sin saber por qué Sin saber por qué
Maite Ormaechea: una señora de Gran Corazón

En esta nota quisimos “espiar” un poquito el mundo de una vecina sensible que parece conocer el secreto para estar en varios lugares al mismo tiempo si de colaborar se trata. Aquí el retrato de una dama inspiradora.

Maite nació en Eibar provincia de Guipuzcoa del país Vasco y en 1940 arribó a la Argentina junto a su mamá Marichú (fallecida el año pasado con 99 años) y su hermana Nerea (también fallecida). Aquí se instalaron en un petit hotel que tenía la tía Consuelo en Flores; “un sol de persona, muy generosa, que albergó a todos los que venían del pueblo hasta que iban encontrando sus propios rumbos”, recuerda con afecto nuestra protagonista.

Llegada al mundo en plena guerra civil, la pequeña Maite y su padre Luis –ingeniero exiliado en Chile por razones políticas– recién se conocieron en el puerto de Buenos Aires cuando ella tenía tres años y medio. Un tiempo más tarde de haberse reunido en nuestra patria, el matrimonio se mudó con sus dos niñas a San Martín donde el papá fue contratado para un muy buen empleo. Cuando le hicieron una oferta importante para trabajar en Armco, una empresa que luego compró Techint y estaba al lado deLa Cantábrica, se mudaron a Haedo.

Diez días antes que naciera Begoña –la hermanita y querida vecina que fue cara y alma de la perfumería con su mismo nombre en Carlos Casares–, llegaron desde España los padres de Marichú para visitar a la hija única. “Yo me quedo acá”, avisó la abuela que así lo cumplió, logrando, entre tantos alegrones, el de haberle dado la bienvenida al nieto varón Javier; el menor de los cuatro hermanos.

Como a don Luis le encantaba nuestro barrio, en 1960 se instalaron todos en una casa grande de la calle Montes de Oca frente al actual Centro Comercial e Industrial de Castelar.

De allí se fue Maite hace casi 48 años para casarse con Álvaro Huguet (se habían conocido cuando eran alumnos del Nacional Dorrego de Morón), con quien desde entonces viven en Italia entre Arias y Francia

donde el caballero se luce como jardinero, talento con el que consigue milagros. En un espacio verde bastante reducido –que se amplía gracias a las macetas de la terraza– don Álvaro cosecha sobreproducción de tomates cherry; rúcula, zapallo, pimientos, calabaza; ¡hasta melones! “Es lo que le gusta y ya a esta altura no me voy a complicar por si entra con las zapatillas sucias ¿no? Hay que hacer lo que a uno lo hace sentir bien”, reflexiona sabiamente esta señora que sabe ver lo bueno en lo simple de la vida y cuenta orgullosa que en estos días su marido está en Santa Cruz con su otro “hobby”: instalando una planta de Reciclado de Basura; tema que investiga y desarrolla desde hace 25 años.

El origen de Dar

Maite trajo al mundo tres hijos; Andrés; Mikel y Nuria. Los tres fueron a la Escuela 7 y ellos son los “culpables” de que esta mamá comenzara a dedicarle muchas horas de sus días a las necesidades de los otros. El mayor empezó la primaria en el 74 y Maite en la Cooperadora en el 75. Allí estuvo durante catorce años en los que fue Vocal; Pro Tesorera y Vicepresidenta, trabajando con personas que se transformaron en afectos perdurables  como Juan Carlos Turco y su esposa  Dora  Sayago, Norma Jalle; Inés Miori; Eve Casarino; Maria Elena Bajo, Sonia  de Jausoro, Norma Marinelli ; Ester Parrilla y la querida Susana Miori que aunque no esté físicamente, sigue presente en tantos logros y recuerdos compartidos.

Luego; mientras sus hijos menores cursaron la secundaria en el Aupi de Ituzaingó (hoy Escuela Media 1 en la calle Olazábal); Maite integróla Cooperadora durante ocho años.

Y cuando en el 86 empezaron a proyectar en San Nicolás y Munilla de Castelar la escuela Media 12; hacia allá fue ella para sumar sus manos al esfuerzo. “Era necesaria una escuela secundaria pública del lado norte; del lado sur estaba el José Hernández –cuenta la dama. Como es su maravillosa costumbre, Turco se puso al hombro el tema; inició la gestión  y nos fue convocando. El Concejo Deliberante donó el predio –terreno fiscal-  que era un tercio de la plaza; el estado provincial puso el 70% del costo de la construcción y el 30% restante tenía que aportarlo la comunidad. Mi marido fue el Secretario de la primera Cooperadora y Secretario del Consorcio de Construcción. Hicimos rifas; asados, campañas de socios Pro Edificio; locros; la gente colaboró muchísimo. Se usó un proyecto base dela Dirección General de Escuelas con pequeñas modificaciones. Yo estuve cuando se puso la piedra fundamental y

enterramos un cilindro con un acta fundacional. Costó mucho terminarlo y fue muy emocionante cuando se inauguró en el 92; aunque cinco años antes “la12”ya había comenzado a funcionar en Turno Noche en el edificio de la escuela75”.

Finalmente en el 2002  la escuela fue bautizada -tras votación entre los alumnos- con el nombre de  “Jorge Luis Borges” y hoy suma a los turnos diurnos la nocturna Secundaria para Adultos de tres años de duración.  En el presente Maite continua formando parte dela Cooperadoracomo Secretaria.

Y en sus ratos libres

…practica Aquagym en el Club Argentino; “a veces duermo la siesta; tejo, coso algún botón”- enumera humilde. Pero además es presidenta de la Sociedad de Fomento de Castelar (ver recuadro “la Sociedad de Fomento y los 40 años …”) y desde el 2007 también forma parte de la Comisión Cooperadora del   CEC 801(Centro Educativo Complementario) de Curuchet y Merlo  que en Noviembre cumplió 40 años de existencia.  Dicho espacio lo fundó el Club de Leones con el objetivo de ofrecer un lugar para los niños y niñas que en el contraturno de su escolaridad necesitan asistencia alimentaria, de apoyo y contención. Dicho Centro depende de la rama de Psicología de la Dirección General de Escuelas. Allí reciben desayuno y almuerzo los chiquitos que van al colegio por la tarde; y almuerzo y merienda quienes lo hacen por la mañana. Les brindan apoyo para hacer la tarea; les enseñan  manualidades, hacen gimnasia y juegan. La mayoría de los casi 180 niños que asisten viven en Hogares de Menores de la zona. Si bien reciben un fondo básico del Consejo Escolar, muchas de las mejoras y detalles que hacen a la calidad del centro se solventan con las donaciones particulares. “Y las cocineras hacen milagros”- aclara Maite que aquí es Secretaria de la Cooperadora junto al Tesorero Horacio Vargas  y Juan Carlos Turco (increíble este hombre!!) como Presidente.

“Voy con tanto gusto a ese lugar…- suspira Maite recordando la carita de esos chiquitos que celebran cada  pequeño detalle. La directora es excelente; se trabaja con mucho amor y nos inspiran para hacer múltiples actividades como Ferias Americanas con indumentaria directamente de fábrica; Talleres Literarios o Almuerzos elaborados por la gente de la Tecnicaturade Gastronomía de Morón; todas propuestas en las que la  comunidad participa gustosa. Con lo recaudado hicimos el patio nuevo; pintamos y ahora estamos armando una Biblioteca Infantil para las que agradecemos especialmente las donaciones de libros de cuentos; entretenidos, para estimular a los niñitos que recién empiezan a leer”.

Maite dice que “como somos todos gente grande algunas cosas nos cuestan más que a los jovencitos”. Pero ellos no se detienen y en ese andar van iluminando lo que tocan y mostrando con sus ejemplos que siempre Se Puede cuando el Amor es el motor de las acciones. Gracias querida vecina por cada instante de tu vida que dedicas a ser “de esa gente”!

La Sociedad de Fomento y los 40 de la Ciudad de Castelar

Entre sus nutridas ocupaciones, Maite Ormaechea es la presidenta de la Sociedad de Fomento de Castelar; cargo que había asumido ya en el período 2005-2007.

En esta entidad que desde su creación en 1924 se ha ocupado de infinidad de temas relevantes para nuestra ciudad, en la actualidad la ComisiónDirectivase reúne todos los martes. Allí tratan diversas cuestiones relacionados con la administración de “La Salita” – consultorios médicos con 26 especialidades – y la Biblioteca Popular “9 de Julio” en la que además de los 17000 volúmenes disponibles se ofrecen variadas actividades culturales (Café y Taller Literario, Cine Debate, cursos de idioma, yoga, orferbrería, etc.).  

En la sede de Almafuerte 2642 también funciona el Círculo Hispano que realiza charlas, conferencias y encuentros gastronómicos culturales. Y se alquilan los salones para eventos familiares –cumpleaños, bautismos, casamientos.

Siempre hacen rifas, comidas con show… diversión sana que deja en quienes concurren muchas ganas de volver.

Esto fue posible gracias a  una comisión especial que coordinó el Sr Juan Carlos Martínez; formada por representantes de escuelas de la zona; el Credicoop; AMAP (Asociación Moronense de Artista Plásticos); gente de la Cámara de Comercio; el coro Vox Spei y algunos particulares que se acercaron a colaborar.