Cambiar el mundo empieza por vos… por mí… por vos… « Castelar Sensible
¡Leé nuestras últimas notas!
  • Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida
  • Nadia Báez: La Mirada del Coraje Nadia Báez: La Mirada del Coraje
  • Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era
  • Propuestas para crecer desde el barrio Propuestas para crecer desde el barrio
  • La historia más bonita jamás contada La historia más bonita jamás contada
  • Mensaje Navideño: Querido Papá Noel… Mensaje Navideño: Querido Papá Noel…
  • ¡Feliz Cumple Paula! ¡Feliz Cumple Paula!
  • Diego Gallo: Talento y Calidez Diego Gallo: Talento y Calidez
  • Sin saber por qué Sin saber por qué
Cambiar el mundo empieza por vos… por mí… por vos…

¿Frente al dolor? La contención que alivia y anima a superarlo. ¿Frente a la angustia? El abrazo que renueva la esperanza. ¿Frente a aquello que necesita manos disponibles y creatividad para transformar lo triste en bello? Sonrisas Solidarias. Un equipo de seres que ofrendan tiempos y talentos con la firme intención de mejorar todo lo que esté a su alcance. Aquí desde sus propias palabras nos cuentan objetivos y motivaciones. Ojala que a sus ejemplos se sumen otros para que la alquimia del Servicio se manifieste allí donde haga falta.

¿Quiénes Somos?

Un grupo de jóvenes de zona Oeste, con diferentes formaciones e historias de vida sensibilizados por problemáticas puntuales de la sociedad actual. Buscamos con acciones concretas ser parte del cambio que deseamos y esperamos ver.

¿Por qué lo hacemos?

Porque creemos en una sociedad más justa y solidaria basada en la ayuda al prójimo, dejando de lado prejuicios y creencias. También aspiramos a una mejor calidad de vida para las personas más necesitadas y por eso –además de brindar asistencia en diferentes necesidades a Comedores, Hogares, etc. – creamos los Talleres de Alfabetización y de Salida Laboral. Allí el individuo no sólo se conoce más sino también se valoriza, logrando de esta forma una posible manera de inclusión mediante el trabajo.

¿Dónde lo hacemos?

Nuestro radio de trabajo es Zona Oeste del Gran Buenos Aires; específicamente en los partidos de Morón, Ituzaingo, Merlo, y en las localidades de Castelar, San Antonio de Padua y Haedo. Recibimos ayuda y colaboraciones de Capital Federal y otros puntos del Gran Buenos Aires. Esperamos poder ampliar nuestro radio de trabajo a otras zonas.

¿Cómo lo hacemos?

Nos acercamos al punto más cercano que tenemos con la problemática. Esto puede ser la visita a un lugar específico, o mediante una charla con la persona que esté necesitando ayuda. Una vez empapados del problema, realizamos un diagnóstico, enumeramos prioridades y establecemos una estrategia viable para lograr nuestro objetivo.

Estamos organizados en las siguientes áreas:   Prensa. Comunicación. Logística. Análisis de Instituciones. Inventario y Stock. Legales. Salud. Organización de Eventos. Diseño
¿Qué significa Sonrisas Solidarias para cada uno de sus integrantes?

Lucas Marasa:
¿Por qué en Sonrisas?  Porque creo en este equipo y en los que se seguirán sumando. Y creo en ellos porque trabajamos codo a codo teniendo un único objetivo: MULTIPLICAR FUERZAS. No existe el “no se puede”, el “es complicado”, el “va a costar” si hay un grupo proactivo trabajando para generar sonrisas. En estos tiempos grises, Sonrisas Logro darle color a la vida de mucha gente y no pararemos. Vamos por todo.

Sol Giliberto:
Sonrisas Solidarias para mí es un espacio de continua satisfacción. Es saber que juntos podemos ayudar a quien más lo necesita, es sentirse útil, es la alegría de compartir y la felicidad de dar sin esperar nada a cambio. Es tener el alma llena y saber que a mi lado hay 18 personas más que sienten y trabajan a la par mío, dando lo mejor de sí a cada instante.

Denise Yerien:
Me siento parte de SONRISAS SOLIDARIAS desde la primera vez que me involucre con el proyecto. Lo hice para dar un paso más, avanzar del pensar al hacer, darle una mano dentro de mis posibilidades a quien más lo necesita, sin mirar para otro lado.

Cada proyecto finalizado es más combustible para seguir en este arduo pero apasionante camino, sumando gente, comentando el proyecto y entusiasmando para lograr un cambio. Convencer que para ser solidario no hace falta sumarse a causas grandes, sino que con mirar a nuestro alrededor podemos detectar carencias y hacer mucho por ellas. Se puede lograr más de lo que uno imagina.

Es superarse día a día con la satisfacción de ver en el otro una sonrisa dibujada en el rostro producto de la ayuda recibida. Eso es el motor. Dar sin esperar nada a cambio. Ser juventud transformadora. Animar al resto a ser parte del cambio.

Mechi:
La solidaridad nos permite sentirnos unidos a otras personas. Me uní a Sonrisas Solidarias con la idea de trabajar juntos para lograr una misma meta. En la unión encontré amigos y junto a ellos trabajamos para brindar una mano a aquellos que mas lo necesiten.

Gabriel Colonna:
En el camino de mi vida tuve la dicha de conocer muchísima gente. Gente en muy distintas situaciones y circunstancias donde el contraste es inevitable y la inequidad de oportunidades evidente. Eso siempre me motivo a actuar y ayudar en pos de quien mas lo necesitaba para que pudieran alcanzar también las oportunidades que otros tenían garantizadas. Sonrisas Solidarias es el motor desde el cual puedo aportar a ese objetivo y donde encontré un equipo de gente maravillosa a los que hoy puedo llamar amigos.

Sebastián Bottinelli:
Estoy orgulloso de formar parte de Sonrisas por la excelente calidad humana que la integra y la sinergía que genera.

Maritza López Malone:
Me uní a Sonrisas Solidarias en diciembre de 2010. El motivo que me llevó a hacerlo fue, principalmente, confiar ciegamente en la causa. Creer que la unión hace la fuerza y que juntos podemos lograr un cambio; cambio que muchas veces esperamos pero rara vez hacemos algo para lograrlo. Poder colaborar y ser parte de ese cambio es una oportunidad maravillosa porque si bien es un arduo trabajo la gratitud que te genera cuando ves los resultados es algo maravilloso.

María Dolores Lemme:
Me uní a Sonrisas Solidarias porque creo que la unión hace la fuerza. Y cuantas más personas tengamos un objetivo en común mayor será el logro, ayudando al prójimo, siendo solidario. Y me quedo porque encontré una calidad humana excelente, un equipo de gente lleno de buenos valores, de compañerismo, de cariño y con un mismo fin, HACER EL BIEN.”

Anto:
SS es la puerta a la satisfacción de poder cambiar por un rato el mundo de quienes no pudieron cambiarlos solos.
SS es la unión, es la esperanza, la búsqueda incesante de más manos
que nos ayuden a unidos, dar la vuelta al mundo
SS es la puerta a lo que la sociedad ignora, dejando ser protagonistas a quienes no pudieron serlo, hasta hoy.

Nicole:
Es algo difícil de explicar en concreto por qué estoy y disfruto tanto en Sonrisas Solidarias. Está más que clara la alegría que me da participar en esto, ser parte. Siento que desde mi pequeño lugar en el mundo puedo ayudar a alguien recibiendo mucho a cambio: el cariño de toda esa gente a través de un abrazo, UNA SONRISA, un simple gracias y una mirada que lo dice todo. Este proyecto me fue atrapando cada vez un poco más, hasta el día de hoy que está más firme que nunca convenciéndome de lo mucho que me llena. No todo es tan poco, ni todo mucho, pero entre todos podemos hacerlo. Tratar de cambiar un poco su realidad, de eso se trata.

Silvana Príncipe:
Sonrisas Solidarias apareció en mi camino en un momento de mi vida en el que necesitaba encausar mis ganas de ayudar e involucrarme con las necesidades sociales de estos tiempos.
Ser parte de Sonrisas es más que participar en un grupo solidario, es formar parte de un grupo humano con una calidez y compromiso –tanto con las acciones como para con los pares–, inigualable. No me caben dudas que dejaremos huella!

Luz Giliberto:
La verdad es que las ganas de poder ayudar al otro arrancaron con el colegio, donde también colaborábamos con un par de Hogares. La voluntad de seguir siempre estuvo hasta que encontré este hermoso grupo de personas con el que me siento realmente muy cómoda. Estoy muy feliz porque creo que de a poco estamos logrando mejorar la situación de los Hogares y comedores con los que trabajamos y espero podamos seguir colaborando cada día más y mejor. Definitivamente no hay nada más gratificante que las sonrisas que nos regalan.

Elías:
Participo en Sonrisas Solidarias porque creo que es una herramienta fundamental e indispensable para unir a la gente que tiene un corazón predispuesto a ayudar con la gente que necesita de esa ayuda.

Milu:
“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”, Eduardo Galeano. Cambiar la sociedad o el mundo en el que vivo es una ambición enorme… A pesar de eso poder mejorar la realidad de alguien que lo necesita me hace ser feliz. Me hace sentir que algo estoy moviendo.
Federico Rossi:
Una vez vi un informe acerca de las claves de la felicidad propia y una de ellas era dar sin esperar recibir nada a cambio. A lo largo de mi estudio como médico me dio gran felicidad ayudar a la gente. Creía que era lo máximo, pero a partir que entre a Sonrisas Solidarias me di cuenta que había “más máximo”, y era ayudar desde otro punto de vista a personas o a hogares que lo necesitan. De este modo mi vida es doblemente feliz.

Kangu:
Hacía tiempo que estaba interesado en formar parte de un grupo solidario que no tuviera convicciones políticas ni religiosas. Poco a poco fui viendo las acciones que Sonrisas Solidarias iba haciendo y hablando con una amiga que forma parte del grupo, observé que realmente la ayuda venia del corazón y por la convicción de un grupo de jóvenes de la zona sin otro fin mas que ayudar. Fue eso lo que me hizo querer formar parte de este grupo muy humano con gente maravillosa.

Mariana:
No creo en las casualidades sino en la búsqueda del alma, en las esencias que solas van hacia un mismo lugar, en el poder de las convicciones que nos mueven.

Participé en varias actividades concretas, puntuales, principalmente desde el deporte adaptado. Lo disfrutaba, me llenaba, pero necesitaba continuidad; sentía que se podían hacer muchas otras cosas pero sola me era casi imposible. Pensaba, imaginaba, proyectaba… de alguna forma tenía que ser posible. Un día desprevenido me enteré del grupo y sin dudarlo me contacté, les escribí, me uní y supe que lo había encontrado.
Así llegué a Sonrisas, sin conocer a nadie pero sabiendo que estaban…”

Fue Mahatma Gandhi quien nos regaló la frase “Ser el cambio que queremos ver”. Y es posible que –si hoy viviera en Castelar–, seguramente él también sonreiría con placidez al sentir que su propuesta está en buenas manos… GRACIAS Sonrisas Solidarias!

Y Gracias especiales a Gabriel Colonna por la foto grupal y su colaboración para recopilar los sentimientos de su precioso equipo.

Facebook: Sonrisas Solidarias
contacto@sonrisasolidarias.com.ar
equiposonrisas@gmail.com