Danzas Sagradas Circulares: Vida en Movimiento « Castelar Sensible
¡Leé nuestras últimas notas!
  • Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida Dr. Ramos: Medio Siglo sanando niños y honrando la Vida
  • Nadia Báez: La Mirada del Coraje Nadia Báez: La Mirada del Coraje
  • Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era Calendario Maya: El Amanecer de una Nueva Era
  • Propuestas para crecer desde el barrio Propuestas para crecer desde el barrio
  • La historia más bonita jamás contada La historia más bonita jamás contada
  • Mensaje Navideño: Querido Papá Noel… Mensaje Navideño: Querido Papá Noel…
  • ¡Feliz Cumple Paula! ¡Feliz Cumple Paula!
  • Diego Gallo: Talento y Calidez Diego Gallo: Talento y Calidez
  • Sin saber por qué Sin saber por qué
Danzas Sagradas Circulares: Vida en Movimiento

La Danza, como expresión del hombre movido por el poder trascendente, es la forma artística más antigua. Primitivamente la Humanidad  danzó en toda ocasión; por alegría y por miedo; para agradecer a  las cosechas, al Agua, a la Madre Tierra, en  los  Nacimientos y en  cada etapa importante del ser humano; inclusive  su muerte, y también su renacimiento.

En esta nota la Licenciada en Psicología  María Hortensia Brizuela cuenta de qué se trata esta propuesta que rescata lo ancestral para enriquecer lo cotidiano.

La Danza nos propone volver a ser niños, a jugar y a movernos, sintiendo nuestro cuerpo con gozo. Y también nos devuelve nuestra participación en el mundo, de manera más fluida.

La Danza es una de las artes más antiguas. A partir del movimiento del cuerpo sintonizando con  los distintos ritmos, cada persona se expresa y comunica; se encuentra con su comunidad;  comparte y acompaña, celebrando los acontecimientos importantes para ese grupo, para ese pueblo.

Estas Danzas – Celebraciones  están siendo recopiladas bajo el nombre de  “Danzas Circulares”, para que quien lo desee pueda  ser parte  del legado maravilloso surgido desde las distintas culturas del mundo.

El mensaje que considero más importante para transmitir aquí es  que todos podemos danzar. Porque tenemos un ritmo y una vibración interior única que al dejarla fluir, enriquece la totalidad.

Se la llama Danza Circular  porque generalmente se baila en  “ronda”, – como en los juegos de la infancia-; tomando  la mano de los compañeros próximos y formando una red  que nos permite ver a las personas que están al frente, y ser guía o aprender del compañero de al lado. También se bailan en Espiral, Laberinto, Cinta, Expresión Libre, en Parejas y otras modalidades.

Son Danzas para ser experimentadas y no para observar. No se trata de  un espectáculo sino de un encuentro para resonar y tal vez emocionarmos; donde nos abrimos a lo que nos mueve cada música, y a lo que nuestro cuerpo responde.

Pueden despertarnos zonas adormecidas o desconocidas y devolverles su capacidad expresiva y armónica, y también no armónica.

Entre música bella y pautas sencillas nuestra mente sólo necesita atender a los pasos y movimientos del propio cuerpo  y cuando nos distraemos, simplemente volvemos a empezar.

Es una experiencia grupal, que puede enseñarnos todo lo que estemos dispuestos a aprender de nosotros mismos pues facilita el contacto con el interior; y de los que nos rodean y ruedan en la ronda.

Todos podemos participar: niños, mujeres, y hombres, de todas las edades.

Yo los invito desde mi corazón a vivir ésta experiencia y que cada uno se conecte con lo que le florezca.

Facilitadora en la Zona Oeste:

Maria Hortensia Brizuela
maria_brizuela@yahoo.com.ar
Tel: 4627-2185