Clementina: Las cosas ricas de la vida « Castelar Sensible
¡Leé nuestras últimas notas!
  • Remember, your contract is a two-way agreement. Remember, your contract is a two-way agreement.
  • These agreements are formal arrangements with the Ministry of Education. These agreements are formal arrangements with the Ministry of Education.
  • Oral agreements are enforceable, but proving them is difficult. Oral agreements are enforceable, but proving them is difficult.
  • This information is also provided in the charter party agreement. This information is also provided in the charter party agreement.
  • In some cases, that single disagreement prevents further discussion. In some cases, that single disagreement prevents further discussion.
  • Coming to an agreement often requires some negotiation. Coming to an agreement often requires some negotiation.
  • Clause 27 lists the consequences of termination of the Agreement. Clause 27 lists the consequences of termination of the Agreement.
  • The purposes of the agreement, as articulated in Article 2, are broadly stated. The purposes of the agreement, as articulated in Article 2, are broadly stated.
  • Following are some key considerations for such agreements. Following are some key considerations for such agreements.
Clementina: Las cosas ricas de la vida

Carolina y Hernán estaban de novios. El caballero estudiaba Veterinaria; la dama Cocina y cuenta la leyenda que a ella cada ensayo de tortas le salía tan rico  que la familia no solo se dedicó a servirse un poco más sino que los apoyó mucho para que se le animaran al local propio.

Con diseño del hermano arquitecto que los supo interpretar y las ganas focalizadas en ofrecer “lo mismo que elegimos compartir con nuestra gente querida” en Noviembre del 2000 nació Clementina.

Caro tomaba clases de Pastelería con Susana dela Sota, gracias a quien profundizó en los secretos de la cocina francesa. Y fue en un libro de ese país donde descubrió la fruta anaranjada oriunda de la isla de Córcega cruza entre naranja amarga y  mandarina que  le daría el nombre al local de Carlos Casares, hoy reconocido por el barrio y sus alrededores como el ideal para “darse el gusto”.

Desde entonces ofrecen variantes fuera de lo común que al principio costaron un poquito y luego fueron aceptadas. Y también se van adaptando a lo que sus fanáticos clientes prefieren. Hoy conviven en armonía  los mousses de pera, el maracuyá, la de frutos rojos y la torta de Ferrero Rocher  con las tartas con mucho dulce de leche, las nuevas frolitas de membrillo o batata, las de ricotta, los brownies y los budincitos para la mateada.

Cuando la cocina quedó chiquita se ampliaron hacia el costado. Incorporaron empleados a los que sienten equipo; se subieron a Facebook para proponer concursos “riquísimos” y siguen soñando a futuro. Ese futuro que esperará un poquito más para hacer realidad el espacio donde servir un café exquisito acompañado de sus delicias.  Ese futuro que por ahora los tiene enfocados en otro nacimiento; el del bebé que en este Junio hará festejar a Hernán su primer día del Padre.

FELICIDADES FAMILIA CLEMENTINA!